Skip navigation

INTRODUCCIÓN AL DERECHO DE LA SEGURIDAD SOCIAL

SEGUROS PRIVADOS Y SEGUROS SOCIALES

Para el término seguro por lo que a nuestra materia concierne, se aplican dos significados, el primero como ya fue explicado ampliamente, refiere a todo aquello que está libre y exento de peligro, daño o riesgo, y el segundo indica la idea de certeza, es decir, que no hay duda de que algo es cierto y por lo tanto verdadero o infalible.

Si bien, en un estado capitalista, el Estado no solo esta facultado por la ley para otorgar ciertos tipos de seguros, también cualquier particular tiene ese mismo derecho. En consecuencia, los seguros según su origen pueden ser públicos o privados, bien porque son otorgados por el Estado o por los particulares.

SEGUROS SOCIALES:

Conforme a la teoría los seguros sociales surgen por la sociedad y son creados por el Estado en beneficio de la población, su función es salvaguardar a la sociedad mediante la creación de instituciones que garanticen la plena seguridad social. En nuestro país la institución más importante de seguridad social es el Instituto Mexicano del Seguro Social, de acuerdo a la ley que lo crea lo considera como el instrumento básico de la seguridad social, modelo para las demás instituciones que se crean de este tipo.

No obstante que de origen el Estado asumió la responsabilidad de otorgar la seguridad social a todos sus habitantes, esta facultad se ha visto disminuida en su naturaleza al autorizar a los particulares para que intervengan en algunos servicios de esta naturaleza.

Los seguros sociales en México, principalmente van dirigidos a la clase trabajadora, los protege contra ciertos riesgos, accidentes, invalidez, enfermedades, desempleo, maternidad o la muerte donde sus beneficiarios no quedan desprotegidos. Las cuotas que garantizan su sostenimiento son cubiertas por los asegurados, empleadores y el Estado, como parte de sus obligaciones consignadas en la Ley, reglamentos o decretos. Los sujetos asegurados y beneficiarios son los receptores directos de los servicios.

Dada la problemática económica que constantemente aqueja a nuestro país y el no haber logrado la plena seguridad social a la población, se han creado otras formas menos eficaces y limitadas con el fin de obtenerla, formándose instituciones de asistencia o previsión social donde el propio estado o los particulares satisfacen las necesidades de la población en este rubro.

SEGUROS PRIVADOS:

Este tipo de seguros, sin profundizar, pero diferenciándolos con los de seguridad social, se celebran entre particulares por medio de contratos, en los cuales una persona paga una prima para recibir una indemnización en caso de sufrir algún siniestro, creándose derechos y obligaciones recíprocos para las aseguradoras y los asegurados.

En cada contrato, la intención del asegurado, es la de proteger sus bienes o personas que pudieran sufrir algún daños, mientras que el asegurador obtiene el cobro de una prima, con el fin de que su monto en conjunto con la de otras obtenga una ganancia superior a la que se pudiera pagar de actualizarse el riego asegurado en un periodo de tiempo determinado.

Estos seguros tiene como finalidad que el asegurado proteja los bienes de su propiedad contra cualquier tipo de contingencias, su casa, automóvil etc., cubriendo la prima por el costo del seguro, así como el asegurador en caso de ocurrir el evento, deberá indemnizar por el monto de la prima, asumiendo el riesgo ocurrido.

Pueden ser contratados por cualquier persona con posibilidades económicas para cubrir las primas por riesgos en su persona, familiares o bienes, al efecto se emite una póliza – base e instrumento del contrato de seguro – en la que constan los derechos y obligaciones de los contratantes.

Nombraremos algunos de los seguros más comunes.

SEGUROS SOBRE LAS PERSONAS.- Comprende los seguros de vida, que los protege contra accidentes, enfermedades o la muerte.

Los seguros que se relacionan con el riesgo, pueden ser:

De muerte: Al fallecer el asegurado, la compañía de seguros abona al beneficiario el importe del seguro.

De vida: Aquí la entidad aseguradora abona al asegurado el importe del seguro, siempre que sobreviva al vencimiento del seguro. También puede convenirse el pago de una renta periódica mientras viva el asegurado, a partir de una fecha determinada.

Mixtos: Es una combinación de los dos anteriores, donde, el importe del seguro se paga a los beneficiarios si el asegurado muere durante la vigencia del contrato, o por el contrario se le entrega al sobreviviente a la fecha del vencimiento del contrato.

Los seguros que se relacionan al número de personas amparadas, pueden ser:

Individuales: Se asegura a una persona.

Colectivos: Se asegura a un grupo de personas.

SEGUROS SOBRE LAS COSAS.- Se contratan mediante contrato y van dirigidos a proteger su patrimonio, estos pueden ser:

Contra eventos naturales y de terceros: Con este seguro se cubre los bienes muebles e inmuebles contra riesgos naturales de todo tipo, temblores, incendios, explosiones, revueltas, manifestaciones, etc. La compañía aseguradora indemniza al asegurado por el daño que hubieran sufrido los bienes objeto del seguro, mientras este no haya sido intencional.

Contra eventos naturales específicos: Se contrata en cosechas y plantaciones que puedan resultar dañadas, por huracanes, inundaciones, tornados, lluvias torrenciales, incendios, etc.: estos seguros prestan un servicio de gran utilidad a los agricultores por la pérdida de sus tierras y productos.

Responsabilidad civil: Por lesiones causadas a terceros y por daños producidos. Si el dueño del automotor asegurado, causa por accidentes daños corporales o la muerte de un tercero, la compañía responde por el daño causado.

Incendio, accidente y robo de vehículo: Esta póliza ampara al propietario contra este tipo de riesgos, la cobertura puede ser parcial o total.

De transporte: Puede ser marítimo, pluvial, terrestre y aéreo, cubre los riesgos que pesan sobre los medios de transportes, los efectos transportados y los pasajeros. La compañía indemniza al propietario de los medios de transporte los daños que estos puedan sufrir en el cumplimiento de su misión por diversos accidentes, conforme al capital asegurado. También cubre este seguro los daños o lesiones que puedan sufrir los pasajeros como consecuencia de accidentes de transportes.

Seguros de cristales de inmuebles: Con este seguro se prevé la indemnización a favor de una persona o empresa por los daños que puede acarrearle la rotura de los cristales de su negocio o propiedad.

Seguros contra robos: Cubre la pérdida que puede experimentar una persona por robos o hurtos.

Seguro de créditos: Cubre el quebranto que le ocasiona a un apersona o empresa la insolvencia de sus prestatarios. Mediante una determinada prima la compañía de seguros se compromete a resarcirle esa pérdida y lo sustituye en las acciones que se pueden intentar para perseguir el cobro de la deuda.

Seguro por daños y perjuicios de empleados: Lo toman las empresas para cubrirse de las pérdidas que pueden sufrir por infidelidad de sus empleados que manejan valores o materias primas de gran valor.

PROTECCIÓN SOCIAL

ASISTENCIA SOCIAL, PREVISIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD SOCIAL

Antes de hablar en particular de cada uno de los conceptos del tema, iniciaremos con explicar la idea que debemos tener de la PROTECCIÓN SOCIAL, ya que, como explicaremos, abarcará los conceptos de asistencia, previsión y seguridad. Es importante advertir que el término Protección Social no se encuentra expresado a la letra en nuestra Constitución, sin embargo, algunas de sus normas revisten este carácter proteccionista cuando se refieren a diversos sectores de la población a quienes van dirigidas, principalmente a aquellos sectores que por diversas causas se encuentran en condiciones de vulnerabilidad, como aquellos que se encuentran en un estado de indigencia o que no trabajan por alguna causa.

Pasando a la explicación del concepto, en un sentido gramatical protección significa acción de proteger, la que a su vez indica amparar, favorecer, defender o resguardar a alguien o algo de un perjuicio o peligro. Implícitamente su significado se relaciona con los conceptos a analizar ya que implica asistencia o beneficio.

Ahora bien, desde el punto de vista jurídico constitucional la protección Social, partiendo de la descripción gramatical, se manifiesta en un aspecto general en crear los mecanismos institucionales con el propósito de beneficiar y asistir a los sectores de la población más vulnerable y en un sentido particular y específico conforme los dictados de los artículos 4º, 27, 73 fracción XVI y 123, relativos tanto al derecho a la salud, al trabajo, a la tenencia de la tierra de los campesinos y los derechos sociales en general, de los cuales se conceptúan los términos de Asistencia Social, Previsión Social y Seguridad Social.

ASISTENCIA SOCIAL:

Asistencia implica contribuir con algo para que alguien en situación de penuria salga de ella.

En Derecho con el mismo significado el artículo 167 de la Ley General de Salud, el Estado crea normas e instituciones para prestar asistencia a grupos vulnerables de la población que requieren atención.

“Artículo 167.- Para los efectos de esta Ley, se entiende por Asistencia Social el conjunto de acciones tendientes a modificar y mejorar las circunstancias de carácter social que impidan al individuo su desarrollo integral, así como la protección física, mental y social de personas en estado de necesidad, desprotección o desventaja física y mental, hasta lograr su incorporación a una vida plena y productiva.”

Las instituciones de asistencia también pueden ser privadas, las que se rigen por leyes Estatales, Constituyéndose en Instituciones de Asistencia Privada, Asociaciones Civiles, fundaciones o voluntariados.

Las instituciones de asistencia pública se rigen por leyes federales, estatales o municipales creando Leyes de Asistencia Social con programas para grupos vulnerables como indigentes, niños, adultos mayores y otros. Dirección Integral de la Familia DIF e Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores INAPAM entre otros.

Las instituciones de asistencia tanto públicas como privadas dan servicios hospitalarios, de asilo, de estancia, dispensarios etc.

Las privadas se sostienen mediante donaciones, herencias o legados. Los ingresos de las públicas se obtienen de las arcas del Estado por la recaudación general de impuestos.

PREVISIÓN SOCIAL:

Prever es todo aquello que se calcula con anticipación, luego entonces la previsión social son todas aquellas medidas necesarias que deben tomar los particulares y el Estado sobre los posibles riesgos que puedan presentarse, preparándose para cuando sobrevenga algún evento.

SISTEMAS DE PREVISIÓN:

Personales.- Se crean por medio del ahorro.

Colectivos.- Que pueden tener el ánimo de lucro como las instituciones de seguros o aquellas que no lo tienen como las fundaciones o mutualidades.

Sociales.- Creadas por consenso entre los factores de la producción donde trabajadores y patrones por medio de los contratos colectivos, previenen los riesgos de trabajo.

Institucionales.- Surgen del Estado. En nuestro país la previsión social es garantizada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, la que va dirigida a la clase trabajadora industrial y de servicios.

La previsión social que otorga el Estado, consiste en que mediante la inspección se cumplan las disposiciones legales para una menor incidencia de riesgos, llevando a cabo inspecciones en los rubros de:

a).-Trabajo de mujeres y menores.

b).-Derecho de los trabajadores a tener habitaciones cómodas e higiénicas.

c).-Colocación de trabajadores desempleados.

d).-El cumplimiento de programas sobre capacitación y adiestramiento.

e).-El cumplimiento de normas y programas para prevenir accidentes de trabajo.

f).-El cumplimiento de normas de seguridad e higiene en el trabajo.

g).-El cumplimiento de las leyes de Seguridad Social en la materia.

También la previsión surge de la contratación colectiva como consecuencia de las interacciones de los grupos sociales, al crearse las mutualidades o cajas de ahorro establecidas en los contratos colectivos y contratos ley, que complementan la seccionada seguridad social, creándose en varios contratos ley de la industria textil, la ampliación de las jubilaciones institucionales que permitió que los trabajadores gozaran de una garantía extra para los que por su edad o riesgo sufrido ya no se encontraban en condiciones de poder trabajar.

SEGURIDAD SOCIAL:

Conceptualmente la Seguridad Social en términos generales la constituye el conjunto de principios, normas e instituciones que persiguen encontrar y mantener los programas y sistemas para cubrir las exigencias de los diversos estados de necesidad de la sociedad.

Desde otra perspectiva la seguridad social consiste en proporcionar a cada uno de los integrantes de la sociedad durante toda su existencia lo que corresponde a la dignidad humana.

A manera de reflexión todo mexicano está muy distante de lograr la plena seguridad social, la cual se ha separado de sus fines. Si bien ha obtenido su autonomía frente al Estado, su ámbito de aplicación ha sido parcial y fragmentado.

Se privilegia a la clase trabajadora, creándose orgánicamente instituciones autónomas de Seguridad Social IMSS, ISSSTE, ISSFAM, INFONAVIT, SAR entre otras. También han hecho su parte las Universidades Autónomas las que como en Puebla otorgan seguridad social a los académicos y administrativos por medio del Hospital Universitario.

Los recursos económicos que administra el Estado, se diversifican para las distintas instituciones de seguridad social.

Legislativamente la seguridad social se ha dividido del artículo 123 Constitucional al crearse dos apartados, además de las leyes de los Estados y Municipales.

En el ámbito jurisdiccional, los conflictos se tramitan ante las Juntas de Conciliación y Arbitraje o el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.

Se ha privatizado la seguridad social al crearse sociedades de inversión encargadas de administrar el fondo para el retiro.

TEORÍA DEL RIESGO Y DEL RIESGO PROFESIONAL

Durante la historia de la humanidad en las épocas antigua y medieval, no se despertó ningún interés por los accidentes sufridos en la ejecución del trabajo, pues en esas épocas el trabajo clasista era realizado por los trabajadores que se encontraban sujetos a algún tipo de esclavitud.

Solo en la misma edad media con muchas limitaciones los grupos de artesanos, que se vieron afectados directamente, crearon fondos mutuales para la ayuda de este tipo de eventos y aquellas personas que no pertenecías a algún gremio recibían los beneficios de algunos menesterosos que procuraban la caridad, algunas iglesias, conventos o particulares.

Con el apogeo de la revolución industrial por los sistemas de trabajo se agudizó la problemática de los accidentes de trabajo, despertando el interés de algunos sectores de la población que veían con indignación las consecuencias funestas y degradantes que ocasionaban esos accidentes.

LA RESPONSABILIDAD SUBJETIVA:

En los países industrializados con ideas jurídico-sociales se trató de resolver la problemática surgida por los accidentes de trabajo incluyéndola en sus respectivas legislaciones, conocida entonces como la “prevención de infortunios del trabajo”.

No fue hasta la consolidación de una legislación apropiada para la clase trabajadora que se continuó e insistió en fortalecer las ideas sobre accidentes de trabajo, no solo en la prevención, sino también en la reparación del daño causado, pues las ideas de las teorías del riesgo en el ámbito civilista tradicional no dieron solución alguna al problema, las que se basaban en las teorías romanas del individualismo que a su vez privilegiaban los principios de autonomía de la voluntad en los contratos y el libre albedrío.

La teoría del riesgo en el Derecho civil clásico planteó la disyuntiva sobre la suerte de las obligaciones de las partes cuando la cosa objeto de un contrato se perdiera como consecuencia de un caso fortuito o fuerza mayor. Esta teoría clásica sobre responsabilidad se apoyó también en la premisa que afirmaba que en quien recaía la obligación de indemnizar a otra persona se debía a la culpa o dolo de cualquiera de las partes por su acción u omisión por un hecho o acto ilícito propio, por tanto quien directamente llevara a cabo la acción u omisión se responsabilizaba por ello y la obligación que surgiera se consideraba como subjetiva por ser personal y directa.

Sus elementos consistían en:

a).-Una acción u omisión personal.

b).-Un daño o perjuicio causado a otra persona (patrimonial o moral).

c).-La violación de un derecho establecido en una norma.

d).-La culpa causada por dolo o negligencia.

e).-Se originaba por los contratos o delitos.

Cuando en un conflicto se daba la responsabilidad, el acreedor tenía la presunción juris et de jure, es decir, por disposición de la ley no se admitía prueba en contrario, ya que no se tendría que probar que el hecho o situación que se presumía imputable era falso y solo tenía la obligación de probar la existencia del contrato. Por el contrario el deudor con la presunción juris tantum, tendría que probar siempre como causa de su irresponsabilidad el caso fortuito o fuerza mayor. De justificarse la responsabilidad el deudor tendría que cubrir una indemnización traducida en el pago de daños y perjuicios.

Ahora bien, dentro del derecho tradicional como hemos visto, tanto la ley como la doctrina hacían caso omiso de la reparación del daño por los accidentes de trabajo, por no estar reconocidos los contrato que cumpliera con las exigencias requeridas, y más aún, se afirmaba categóricamente que no formaban parte de los contratos, por lo que el derecho no podía ocuparse de esos eventos, y de acontecer alguno de tal naturaleza como consecuencia del trabajo expresándose algún acuerdo, se consideraba excepcional y extra contractual pues de existir alguna responsabilidad, solo caería en el campo del derecho penal por la comisión de algún delito.

En este sistema, cuando el trabajador sufría un riesgo de trabajo tendría que probar:

a).- La existencia del acuerdo.

b).- Que había sufrido un accidente.

c).- Que el accidente había sido consecuencia directa del trabajo.

d).- Que el accidente sufrido había sido por culpa del empresario por haber adquirido la maquinaria defectuosa o como consecuencia de una mala instalación.

e).- Se sancionaba mediante una norma de derecho penal.

En cualquier caso era imposible demostrar el accidente de trabajo y como consecuencia la responsabilidad del empresario, pues se argumentaba un descuido del trabajador o su imprudencia atribuida al exceso de trabajo y a la repetición rutinaria de sus labores.

LA RESPONSABILIDAD OBJETIVA:

No obstante la rigidez de la teoría clásica, dadas las consecuencias tan funestas de los accidentes de trabajo en la industria, se obtuvieron algunos logros en materia de responsabilidad.

La teoría del riesgo profesional en términos generales fue discutida en Francia, pero concretamente fue en la legislación Alemana que creó leyes sobre accidentes de trabajo entre 1883 a 1889.

No fue hasta 1896 que surge una nueva concepción de responsabilidad en el ámbito tradicional civil, que se concreta dos años después, conceptualizándose la responsabilidad objetiva o teoría del riesgo creado. Esta nueva teoría da un nuevo sesgo a la responsabilidad subjetiva considerada para la época como la única y universalmente aceptada, creadora de obligaciones y responsabilidades, pues con la nueva responsabilidad objetiva, se eliminaría la idea de culpa del empresario para tenerse por demostrada, respondiendo este ya por los daños y perjuicios ocasionados por los accidentes de trabajo provocados por la maquinaria quien había sido la causa directa de ese riesgo, aún cuando no se hubiera incurrido en culpa o provenido por caso fortuito o fuerza mayor, obligándose de cualquier forma a que el industrial cubriera la indemnización por el riesgo sufrido, a menos que comprobara que el accidente fuera provocado intencionalmente por el propio trabajador. Por lo tanto el propio trabajador con esta nueva teoría, tendría que probar únicamente que el accidente había acontecido como consecuencia del trabajo.

EL RIESGO PROFESIONAL:

No obstante aquel nuevo redireccionamiento de la teoría clásica del riesgo y popularizarse la teoría de la responsabilidad objetiva, con el surgimiento del derecho del trabajo como un derecho social en el que se consagraron los derechos fundamentales del trabajador, procurando su dignificación mediante la búsqueda de un perfecto equilibrio no solo con el medio social al que pertenece, sino con el medio ambiente que lo rodeaba, emerge una nueva concepción del riesgo, proponiéndose una nueva teoría a la que se le llamó “Teoría del Riesgo Profesional” en la que se argumentaba, con una tendencia muy visionaria, que con el proceso de producción industrial se originaba un riesgo que no existe dentro de la naturaleza como en otras formas de producción, verbigracia la artesanal, creándose un medio ambiente artificial como consecuencia de la transformación de las materias primas naturales, proceso en el que se producía sustancias antinaturales no solo nocivas para la salud del hombre sino para cualquier tipo de vida, que degradaban a la humanidad al grado de provocar su extinción. También se dijo, que si bien todo tipo de trabajo traía implícita la idea del riesgo, la maquinaria y el medio ambiente fabril creaban otro tipo de riesgo más letal e incontrolable al que aquel que derivaba del mismo trabajo, incrementándose notablemente por estas condiciones un mayor número alarmante de accidentes de trabajo

Por todo esto, se afirmó que el derecho, la justicia y la equidad no podían permitir o apartarse de esa problemática, exigiendo que el empresario creador del riesgo, que se aprovechaba además de los beneficios de la producción y del trabajo del hombre, se responsabilizara de los accidentes de trabajo y se le obligara a la reparación del daño que causaran sus herramientas, instalaciones y materiales de producción y en general el medio ambiente fabril.

Con los argumentos sostenidos muy sólidos de los criterios de la teoría del riesgo profesional, fueron opacados con facilidad los argumentos en que se sostuvo por mucho tiempo la teoría del riesgo tradicional, pues si en la responsabilidad subjetiva se atendía al dolo o culpa del empresario y en la objetiva esa responsabilidad surgía por la cosa misma que por sí sola no implicaba un factor de peligro, con la teoría del riesgo profesional, nos presentó la idea que la razón del riesgo no está en el empresario o en la cosa misma, sino en la peligrosidad que tienen las herramientas, instalaciones y materiales de producción y el ambiente de trabajo en su conjunto al ejecutar el trabajo en el proceso productivo y esto es lo que daba origen a la responsabilidad del riesgo profesional.

Así mismo en reciprocidad y debida equidad y justicia de esta teoría, admitió la irresponsabilidad del empresario cuando el accidente hubiera sido provocado intencionalmente por el trabajador.

Por último y respecto a las cargas probatorias esta teoría admite también la presunción a favor del trabajador cuando se produce dentro de las horas y lugar de trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: