Skip navigation

LA SEGURIDAD SOCIAL EN MÉXICO

 Nuestro pueblo Mexicano siempre ha sido oprimido y subyugado, desde la conquista, hasta los últimos tiempos.

 En el aspecto de la seguridad social, tanto en la Independencia como en la Reforma fue totalmente inexistente, ya que el Estado Mexicano nunca se interesó en salvaguardar los intereses de la población en general o de los trabajadores y sus familias, pues entre otros aspectos encontramos, que nuestro país fue mayormente rural y agrícola y los trabajadores eran sometidos a las ya tradicionales jornadas de sol a sol, aquellas que se iniciaban a la 6 am y se concluían a las 6 pm., laborando siempre en el mayor de los casos más de esas jornadas.

 No fue como consecuencia de la Revolución Mexicana (1910-1917), que surgió cierta atención médica que estaba a cargo de la Cruz Blanca y la Cruz Roja, siendo mínima pues sus instalaciones hospitalarias así como los servicios y asistencia médica que proporcionaban eran precarios y deficientes.

 Los primeros ordenamientos legislativos se expidieron en el ámbito local.

 a)   En la Ley de Accidentes de Trabajo del Estado de México de José Vicente Villada del 30 de abril de 1904, se establece la responsabilidad civil de los patrones en los accidentes de trabajo.

 b)   En la Ley de Accidentes de Trabajo de Nuevo León, de Bernardo Reyes Ogazón del 9 de noviembre de 1906, se reglamenta en la materia y se imponen responsabilidades.

 c)   En la Ley de Accidentes de Trabajo del estado de Chihuahua de Salvador R. Mercado del 29 de julio de 1913, se finca la responsabilidad civil de los patrones, cuando el accidente se hubiere producido en ocasión del trabajo; la reparación del daño que debería cubrir la empresa, bajo el argumento de que los sujetos pasivos no son responsables de la ocurrencia del riesgo.

 d)   En la Ley del Trabajo en el Estado de Veracruz de Cándido Aguilar Vargas de 19 de octubre de 1914, se otorga asistencia médica a los obreros enfermos y se dan medios de subsistencia y curación cuando el obrero haya sufrido un accidente.

 e)   La ley Sobre Accidentes del Trabajo de la Convención Revolucionaria Zapatista redactada el 27 de octubre de 1915, en el Palacio Municipal de Cuernavaca Morelos, si bien no tuvo aplicación ni vigencia dado que el movimiento Zapatista se disgregó por la muerte de su líder, es un antecedente claro de las inquietudes del sector agrario en materia de seguridad social.

 f)    En la Ley del Trabajo del Estado de Yucatán de Salvador Alvarado Rubio del 11 de diciembre de 1915, se crea una Sociedad Mutualista, en apoyo a los deudos de trabajadores en caso de muerte y vejez.

 g)   En la Ley sobre Accidentes de Trabajo del Estado de Hidalgo de Nicolás Flores Rubio del 25 de diciembre de 1915, se legisla en la materia.

 h)   En la Ley del Trabajo en el Estado de Coahuila de Gustavo Espinoza Mireles de 27 de octubre de 1916, se señala que el trabajo se realice en las condiciones más perfectas posibles de higiene y seguridad; que el patrón adopte las medidas adecuadas para prevenir accidentes en el uso de las máquinas, instrumentos o materiales de trabajo y; que se establezca la responsabilidad civil del patrón, por los accidentes con motivos y en ejercicio de la actividad profesional, comprendiendo el pago de la asistencia médica y farmacéutica, así como el salario íntegro del obrero por seis meses; se habla ya de incapacidad completa, temporal o perpetua.

No fue hasta la Constitución de 1917 en donde se federaliza la seguridad social plasmándose directamente en el artículo 123 Constitucional, así como en los artículos 3 y 73 del mismo ordenamiento jurídico, se hace referencia a la educación gratuita y a la aplicación de medidas sanitarias y preventivas:

 a)   “Artículo 3º.-…En los establecimientos oficiales se impartirá gratuitamente la enseñanza primaria.”

 b)   “Artículo 73.-…El congreso de la unión tendrá las siguientes facultades:…fracción XVI.- Para dictar leyes sobre…salubridad general de la República…2º.- En caso de epidemia…enfermedades exóticas…dictará las medidas preventivas indispensables…3º.-Las medidas que…haya puesto en vigor contra el alcoholismo y la venta de sustancias que envenenan al individuo y degeneran la raza serán revisadas…”

 c)   “Artículo 123…fracción XIV.- Los empresarios serán responsables de los accidentes de trabajo y de las enfermedades profesionales de los trabajadores…fracción XXIX.- Se considera de utilidad social: El establecimiento de cajas de seguros populares, de invalidez, de vida, de cesación involuntaria de trabajo y de accidentes…fracción XXX.- También son de utilidad social, las sociedades cooperativas para la construcción de casas baratas e higiénicas…”

Con la creación del Departamento de Salubridad en 1917 y de la Secretaría de la Asistencia Pública en 1938, las cuales se fusionaron en 1943, dieron origen a la Secretaría de Salubridad y Asistencia, la que conjuntamente con la Secretaría de Educación Pública la que se creó en 1921, ambas dieron avances importantes en materia de acciones sanitarias y de educación primaria, respectivamente.

 Los primeros que contaron con pensiones fueron los empleados públicos que fueron manejadas hasta 1922 por la Secretaría de Hacienda. En 1925 se expidió la Ley de Pensiones Civiles y se creó la Dirección General de Pensiones Civiles de Retiro. Fue reemplazada en 1946 por la Ley de Retiros, que comprendía los siguientes beneficios:

  1. Protección de la salud.
  2. Préstamos y pensiones por vejez.
  3. Inhabilitación y muerte.

 La cobertura se extendió a los trabajadores del sector público paraestatal, ferrocarrileros, petroleros y electricistas.

 En 1929 en el artículo 123 de la Constitución se reformó en el sentido de crear una Ley del Seguro Social; y no fue hasta 1943 que se promulgó la Ley del Seguro Social. Con esta Ley también se creó el Instituto Mexicano del Seguro Social, convirtiéndose en la institución más importante en materia de salud y de seguridad social, otorgándose en ella seguros para los trabajadores por:

  1. Accidentes de trabajo.
  2. Enfermedades profesionales, enfermedades no profesionales y maternidad.
  3. Invalidez, vejez y muerte, además de cesantía en edad avanzada.

Estos seguros se financiaban mediante contribuciones tripartitas, Estado, trabajadores y patrones.

 Dado que la cobertura se limitaba a trabajadores formales de las empresas paraestatales, privadas o de administración social, progresivamente se hicieron reformas para incorporar a otros sectores de la población.

 En 1955 se hizo obligatorio el aseguramiento de los empleados de las instituciones de crédito y organizaciones auxiliares de seguros y fianzas de la República Mexicana.

 En 1974 se modificó el artículo 123 fracción XXIX de la Constitución para incluir como sujetos de la seguridad social a “trabajadores, campesinos, no asalariados y otros sectores sociales y sus familiares”.

 En su redacción original, el artículo 123 de la Constitución no consideraba a los trabajadores al servicio del Estado por lo que, en 1959, en el gobierno del presidente Adolfo López Mateos, se añade un apartado B, por medio del cual se garantizan sus derechos laborales por accidentes y enfermedades profesionales, jubilación, invalidez y muerte, incluyendo también el rubro de vivienda, entre otros. En este mismo año se promulgó la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado mediante la cual se creó el ISSSTE. En esta Ley se cubrirían accidentes y enfermedades profesionales y no profesionales, maternidad, jubilación, invalidez, vejez y muerte. Se adicionó el derecho de los familiares a recibir asistencia médica y medicinas, la apertura de centros vacacionales y tiendas económicas y el acceso a viviendas en renta o venta. En 1972 se creó el Fondo de Vivienda (FOVISSSTE) y su Comisión Ejecutiva.

En 1983 se aprobó una nueva Ley del ISSSTE, en la que se ampliaron las prestaciones y se mejoró la organización administrativa. Entre las nuevas prestaciones encontramos las relativas a la promoción de actividades culturales y deportivas, servicios funerarios, seguro de cesantía en edad avanzada y servicios a jubilados y pensionados. Se aumentó la cobertura de beneficiarios, dando servicios a los hijos de asegurados hasta los 25 años y a las madres solteras menores de 18 años. Se fijó un sueldo regulador para calcular la cuantía de las pensiones, que constituía el promedio del sueldo básico de los últimos tres años de servicio del trabajador. Posteriormente, se reformó el artículo 24 de esta Ley, para ampliar la cobertura de los servicios médicos a los esposos y concubinarios. Los trabajadores podrían continuar inscritos de manera voluntaria en el régimen obligatorio en caso de retiro antes de tiempo y además los estados y municipios podían incorporar a sus trabajadores a dicho régimen.

Más adelante, se integraron los sistemas de tiendas y agencias turísticas y servicios, como los que proporcionan las estancias de bienestar y desarrollo infantil que ya venían siendo operadas por diferentes dependencias, organismos e instituciones de la Administración Pública Federal.

 El ISSSTE con la Ley de 1984 crea el fondo de pensiones, el fondo médico, el fondo de riesgos de trabajo, el fondo de préstamos personales, el fondo de servicios sociales y culturales, el fondo de la vivienda, el fondo de ahorro para el retiro y el fondo de administración.

Los trabajadores formales y sus familias eran los principales beneficiarios de las instituciones de seguridad social, de esta forma, la seguridad social en México careció desde sus inicios de la condición de universalidad en virtud de la cual se protege a todos los ciudadanos y se circunscribió a un enfoque ocupacional que apartó a México de los esquemas prevalecientes en los países de Europa Occidental.

Por la naturaleza contributiva de la afiliación al Seguro Social, sus beneficiarios se concentraron en los sectores urbanos e industriales. Por lo tanto, a pesar de las reformas que ampliaron la cobertura de los sectores beneficiados, como las zonas rurales de diversos Estados de la república, por medio del programa IMSS-COPLAMAR, IMSS-SOLIDARIDAD, actualmente IMSS-OPORTUNIDADES, una parte importante de la población ha estado históricamente desprotegida como los trabajadores urbanos o auto-empleados que carecen de un ingreso formal entre otros. La problemática del empleo se vio agudizada a partir de las crisis económicas que limitó nuevas afiliaciones.

Así mismo, complementándose las instituciones de seguridad social en nuestro país, la idea original de la SSA fue la de atender a los menesterosos y necesitados y el Seguro Social al resto de la población. Pronto se vio rebasada esta expectativa por el creciente número de personas que no tenían derecho a cobertura, de tal forma que la SSA se convirtió en una instancia de atención a la población en general, incluyendo a aquellas que no tenía acceso al Seguro Social. Sin embargo, hasta la actualidad la SSA se enfoca únicamente a una rama de la seguridad social, proporcionado únicamente servicios de salud, dejando fuera de los demás servicios de seguridad social a una parte importante de la población.

Las prestaciones para el desempleo han estado ausentes del diseño de la seguridad social en México. El concepto más cercano fue el de cesantía involuntaria en edad avanzada y, posteriormente, la indemnización por despido establecida en la Ley Federal del Trabajo, sin que tuviera eco el seguro del desempleo.

Adicionalmente a estas dos instituciones, se fueron creando otros organismos que cubrieron segmentos específicos de trabajadores como es el caso del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (ISSFAM), así como los esquemas de pensiones de Petróleos Mexicanos (Pemex), Luz y Fuerza del Centro (LFC), la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y algunas universidades (BUAP entre otras). Por su parte, los gobiernos estatales y municipales que no han creado instituciones de seguridad social, como en el Estado de Puebla con el ISSSTEP, establecen convenios con el ISSSTE para la administración de las pensiones y jubilaciones.

Originalmente, los sistemas de pensiones en México se regían bajo el sistema de concentración y repartición de los recursos, donde las cotizaciones de los trabajadores en activo financiaban las pensiones y jubilaciones de los trabajadores retirados. La reforma a la Ley del IMSS en 1995 sentó un precedente al abandonar aquel sistema en los Seguro de Retiro, Cesantía en Edad Avanzada y Vejez para introducir un sistema de capitalización individual, donde para el manejo de las cuentas individuales se crearon las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores), mientras que el IMSS se encargó de recabar los recursos y transferirlos posteriormente a las Administradoras.

Las aportaciones a este fondo siguen siendo de naturaleza tripartita (trabajador, patrón y Estado), estableciéndose una pensión mínima garantizada por parte del Estado para aquellos trabajadores que no lograron reunir los recursos suficientes. Sin embargo, dado que las pensiones son un esquema limitado para los trabajadores formales y dependen del ahorro individual, se debilita el principio de solidaridad en el que la sociedad vela por el bienestar de los menos favorecidos.

Por ahora si se sigue con esta política de Estado, la seguridad social en México está en riesgo. El sistema de salud pública, la educación, la cultura, el fomento al tiempo libre, a la recreación, a las artes y al deporte estarán a cargo de la iniciativa privada. De seguir estos pasos que marca el liberalismo económico y la globalización, la totalidad de los servicios de seguridad social estarán subrogados a la iniciativa privada; habrán desaparecido el IMSS, el ISSSTE, el INFONAVIT y el FOVISSSTE, además, el sector privado controlará la educación, la cultura así como la mayoría de los servicios que otorgan esas instituciones, sometiéndose siempre a los tratado internacionales de comercio y a los lineamientos que rigen las políticas públicas de nuestro país, ya que controlarán e impondrán las reglas del juego las grandes corporaciones financieras y económicas de los países industrializados de primer mundo. Los artículos 3 y 4 constitucionales habrán sido radicalmente modificados, el artículo 123 habrá desaparecido y por consiguiente los sindicatos de los sectores energético, educativo, sanitario y cultural se habrán extinguido o convertido en asociaciones civiles. De ahí que la población económicamente débil que se trata de la mayoría de los mexicanos, a todos ellos corresponde hacer conciencia de la condición de pobreza en que está sumido como consecuencia del capitalismo, saliendo del letargo y falso espejismo del aparente bienestar económico en que se encuentra, no solo para conservar nuestras instituciones sociales que a través de mucho esfuerzo se han logrado, sino para luchar para mejorarlas en beneficio de todos los mexicanos y conservarlas para beneficio propio y de las futuras generaciones, como un derecho fundamental e inalienables de toda la humanidad.

Historia de la Seguridad Social en México (archivo pps)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: