Skip navigation

LA TEORÍA DEL RIESGO Y DEL RIESGO PROFESIONAL

 Durante la historia de la humanidad en las épocas antigua y medieval, no se despertó ningún interés por los accidentes sufridos en la ejecución del trabajo pues en esas épocas el trabajo clasista era realizado por los trabajadores que se encontraban sujetos a algún tipo de esclavitud. Solo en la edad media con muchas limitaciones los grupos de artesanos, por ser los afectados directos, crearon fondos mutuales para la ayuda de este tipo de eventos y aquellas personas que no pertenecías a algún gremio recibían los beneficios de algunos menesterosos que procuraban la caridad.

Con el apogeo de la revolución industrial se agudizó la problemática de los accidentes de trabajo, despertando el interés por parte de algunos sectores de la población que veían con indignación las consecuencias funestas y degradantes que ocasionaban esos accidentes.

 En los países industrializados con ideas jurídico-sociales intentaron resolver la problemática llamándola e incluyéndola en sus respectivas legislaciones como la “prevención de infortunios del trabajo”.

 No fue hasta la consolidación de una legislación apropiada para la clase trabajadora que se continuó e insistió en fortalecer las ideas sobre accidentes de trabajo, no solo en la prevención, sino también en la reparación del daño causado, porque las ideas de las teorías del riesgo en el ámbito civilista tradicional no dieron solución alguna al problema, ya que se basaban en las teorías romanas que se apoyaban en el individualismo que a su vez privilegiaban los principios de autonomía de la voluntad en los contratos y el libre albedrío.

 La teoría clásica sobre responsabilidad se apoya y afirma que en quien recae la obligación de indemnizar a otra persona por un hecho o acto ilícito propio, es directamente quien lleva a cabo la acción u omisión, bien sea por dolo o culpa y por tanto tiene el carácter subjetiva.

 Sus elementos son:

 a).-Una acción u omisión personal.

 b).-Un daño o perjuicio causado a otra persona (patrimonial o moral).

 c).-La violación de un derecho establecido en una norma.

 d).-La culpa causada por dolo o negligencia.

 e).-Tiene su origen en los contratos o delitos.

 Cuando se da la responsabilidad, el acreedor tiene la presunción juris et de jure, es decir, solo tiene la obligación de probar la existencia del contrato y por su parte el deudor con la presunción juris tantum, tendría que probar siempre como causa de su irresponsabilidad el caso fortuito o causa mayor. De justificarse la responsabilidad el deudor tendrá que cubrir una indemnización traducida en el pago de daños y perjuicios.

 Ahora bien, dentro del derecho tradicional como hemos visto, tanto la ley como la doctrina hacían caso omiso de la reparación del daño por los accidentes de trabajo, señalándose categóricamente que no formaban parte del contrato por lo que el derecho civil no podía ocuparse de ellos y de acontecer alguno en la industria y como consecuencia del trabajo, de existir alguno, se consideraba excepcional y extracontractual pues de probarse alguna responsabilidad solo caería en el campo del derecho penal por la comisión de algún delito.

 Dentro de este sistema, para el trabajador que sufría un riesgo de trabajo tendría que probar:

 a).- La existencia del contrato.

b).- Que había sufrido un accidente.

c).- Que el accidente había sido consecuencia directa del trabajo.

d).- Que el accidente sufrido había sido por culpa del empresario por haber adquirido la maquinaria defectuosa o como consecuencia de una mala instalación.

 En cualquier caso era imposible demostrar el accidente de trabajo y como consecuencia la responsabilidad del empresario, pues la realidad se dirigía al descuido del trabajador o por imprudencia como consecuencia del exceso de trabajo y a la repetición del trabajo rutinario.

No obstante la rigidez de la teoría clásica, dadas las consecuencias tan funestas de los accidentes de trabajo en la industria se obtuvieron algunos logros en materia de responsabilidad. En términos generales la teoría del riesgo profesional fue discutida en Francia, pero concretamente fue en la legislación Alemana que se crearon leyes sobre accidentes de trabajo entre 1883 a 1889.

 No fue hasta 1896 que surge una nueva concepción de responsabilidad en el ámbito civil, que se concreta dos años después con la conceptualización de la responsabilidad objetiva o teoría del riesgo creado, la que da un nuevo enfoque a la responsabilidad subjetiva considerada para la época como la única y universalmente aceptada creadora de obligaciones y responsabilidades, pues con la nueva idea de la responsabilidad objetiva, se elimina la idea de culpa y el empresario ya responde por los daños y perjuicios ocasionados por los accidentes de trabajo provocados por la maquinaria la que ha sido la causa directa de ese riesgo, aún cuando no se hubiera incurrido en culpa o provenido por caso fortuito o fuerza mayor, obligándose de cualquier forma a cubrir una indemnización, a menos que se comprobara que el accidente fuera provocado intencionalmente por el trabajador. Así mismo, el trabajador solo tendría que probar que el accidente había acontecido como consecuencia del trabajo.

 No obstante este nuevo redireccionamiento de la teoría clásica del riesgo al popularizarse la teoría de la responsabilidad objetiva, al surgir el derecho del trabajo como un derecho social en el que se consagran los derechos fundamentales del hombre que trabaja y buscar su dignificación mediante la búsqueda de un perfecto equilibrio, no solo con el medio social al que pertenece, sino con el medio ambiente que lo rodeaba, emerge una nueva concepción del riesgo y así sale a la luz una nueva teoría denominada “Teoría del Riesgo Profesional” en la que se argumenta con una tendencia muy visionaria que con el proceso de producción industrial se origina un riesgo que no existe dentro de la naturaleza como en otras formas de producción, verbigracia la artesanal, dado que se crea un medio ambiente artificial por la transformación de las materias primas naturales, produciéndose sustancias que son nocivas no solo para la salud del hombre sino para cualquier tipo de vida, las que degradan al individuo y a la sociedad al grado de provocar su extinción. Si bien todo tipo de trabajo trae implícito la idea de riesgo, la maquinaria y el medio ambiente fabril crean otro tipo de riesgo más letal e incontrolable al que deriva del trabajo mismo. Resulta notorio que en las fábricas se produce un número alarmante de accidentes de trabajo, por ello, el derecho, la justicia y la equidad no pueden apartarse de esa problemática y exigen que el empresario creador del riesgo y que se aprovecha además de los beneficios de la producción y del trabajo del hombre, se responsabilice de los accidentes de trabajo y se le obligue a la reparación del daño que causan sus herramientas instalaciones y materiales de producción.

 Ahora bien, con los argumentos que sostienen los criterios muy sólidos de la teoría del riesgo profesional, fue opacada con facilidad la teoría del riesgo creado, que modificó aquellos en que se sostuvo por mucho tiempo la teoría del riesgo tradicional, pues si en la responsabilidad objetiva surge esa responsabilidad por la cosa que por sí misma no implica un factor de peligro, con la teoría del riesgo profesional, nos presenta la idea que la razón del riesgo no está en la cosa misma sino en la peligrosidad que tienen las herramientas instalaciones y materiales de producción en su conjunto al ejecutar el trabajo en el proceso productivo y esto es lo que da origen a la responsabilidad.

 Así mismo en reciprocidad y debida equidad y justicia esta teoría admite la irresponsabilidad del empresario si el accidente fue provocado intencionalmente por el trabajador.

 Por otro lado y respecto a las cargas probatorias esta teoría admite también la presunción a favor del trabajador cuando se produce dentro de las horas y lugar de trabajo.

Teoría del riesgo y del riesgo profesional (archivo pps)

2 Comments

  1. A partir del documento, que sirve como historico, se pueden construir hipotesis individuales, segun el caso, en defensa de derechos supralegales y constitucionales, pues deja a la vista del entendedor, como un comodin, desde donde se podria iniciar una transversalizacion de ciencias o àreas, para el logro, por ejemplo, de pension pension, de consuno, previendo un accidente fatal o la invalidez por falta de salud o salud deficiente. SERIA, PARA MI, PREVER LO PROVISIBLE, CONFORME SE CREE EL CONOCIMIENTO.

  2. Corrijo: Se dira PREVISIBLE y no PROVISIBLE


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: